Por Economía

Ahorras entre un 30% y un 50% del precio de un repuesto original.

En RGV reutilizamos el cartucho vacío, envasamos nuestro producto de forma sencilla. Todo el proceso se hace en Vitoria-Gasteiz, por lo tanto no hay gastos de transporte desde países asiáticos y los cartuchos son mucho más baratos.

Por Ecología

Cada cartucho vacío que tiramos a la basura, puede contaminar hasta 300 años el lugar donde se deposita. En RGV reutilizamos los cartuchos y si por cualquier motivo no estuviera en óptimas condiciones para ser reutilizado, gestionamos sus componentes como residuos.

Por Calidad

Los cartuchos que regeneramos en RGV, son controlados y comprobados individualmente. Los procesos mecánicos y humanos, así como las materias primas, son los mejores que la tecnología actual pone a nuestro alcance. Los cartuchos en RGV vuelven al usuario casi inmediatamente, sin alterar la calidad de impresión.